Las cinco manifestaciones de los Tezcatlipocas: los cinco voceros humanos de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada.

El presente artículo trata sobre el cuarto punto de la teología tolteca. Es decir, sobre los cinco voceros humanos de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada. Pero antes, comentaré brevemente los primeros tres de los cuatro puntos de la teología tolteca:

El primer punto enseña que solo existe un solo Dios, Teotl, divino o el divino uno, también concebido como Teotl-Quetzalcóatl. Tómese en cuenta que la palabra Quetzalcóatl, Serpiente Emplumada, es ante todo para la toltequidad el Ser Supremo y representa al Uno, a la Totalidad, al Absoluto. Es decir, a la fusión y unicidad de la existencia (serpiente) y la trascendencia (las plumas del quetzal). En esta visión se concibe a Quetzalcóatl como el creador del mundo a través de ciclos de desarrollo gradual, imprimiendo su intento evolutivo progresivamente de la siguiente manera: creando primero el reino mineral, posteriormente el reino vegetal, luego el reino animal, más adelante aún aparecieron las primeras humanidades embrionarias y, finalmente, apareció el ser humano cultural. Llegado a este punto, la Conciencia Quetzalcóatl encarno entonces en un cuerpo físico humano y posteriormente en otros también, iniciando con ello un linaje de voceros o mensajeros que mantuvieron encendida la llama de su mensaje en la civilización. Pero para comprender mejor todo el proceso, veamos primero los siguientes dos puntos de la teología tolteca.

El segundo punto explica que  Teotl o Teotl-Quetzalcóatl, para manifestar la existencia, para crear el universo, desdobla inicialmente de sí mismo una actividad dual y luego trina (divina uni-dual-trinidad) llamada Ometéotl. Ometéotl puede ser concebido, entonces, como el señor del universo, el creador de la existencia toda. Pero, para que Ometéotl manifieste la existencia, la teología tolteca explica también, que éste proyecta a su vez de sí mismo cinco aspecto, poderes o energías creadoras, llamadas los cinco Tezcatlipocas. El tercer punto de la teología tolteca trata, precisamente, de todo lo relativo a los cinco Tezcatlipocas.

Finalmente, el cuarto punto de la teología tolteca explica entonces que estos cinco aspectos creativos, los cinco Tezcatlipocas que han manifestado la existencia, se manifiestan en el reino humano como cinco voceros humanos de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada, cada uno de ellos con la intensión de dar su mensaje a la civilización. Pero ante todo es importante comprender, que los cinco voceros humanos de la Serpiente Emplumada a los cuales nos estamos refiriendo aquí, aparecen dentro de un gran ciclo de tiempo de 5.125 años llamado el “quinto sol”. El proceso es como sigue:

El iniciador del ciclo, o Quinto Sol, hace 5.125 años (S XXXII a.C.), se llamó Hunnalye, Semilla Única de Maíz. Este iniciador es considerado emanación del quinto Tezcatlipocas, Macuilxóchitl, cinco flor. Como veremos más adelante, este iniciador y el quinto vocero que cierra el ciclo del Quinto Sol, son el mismo. Es por esto que en la imagen del Códice Borgia los cuatro  Tezcatlipocas se proyectan de un bola de incienso como emanaciones del quinto Tezcatlipoca, quien permanece por encima de todos, sosteniendo dos cetros con forma de fauces de dragón que indican que él es el creador y el destructor de los ciclos.

1. Luego, hacia el siglo XXI a.C., aparece Huracán, batidor del Cielo, el primer vocero o Primer Paso de  Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada. Este vocero es considerado emanación del primer Tezcatlipoca negro, llamado Yayau´ki.

2. Luego, aproximadamente un milenio después, aparece Cabracán, batidor de la Tierra, el segundo vocero o Segundo Paso de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada. Este vocero se considera emanación del segundo  Tezcatlipoca verde, llamado Shoshou´ki.

3. Posteriormente, aproximadamente un milenio después, hacia el siglo I a. C., aparece Yekshitl, Tercer  Paso,  el tercer vocero o Tercer Paso de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada. Este vocero se considera emanación del tercer Tezcatlipoca rojo, llamado Chichiltik.

4. Más adelante, aproximadamente mil años después, es cuando aparece, en la segunda mitad del siglo X d. de C., Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl, el cuarto vocero o Cuarto Paso de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada. Este vocero se considera emanación del cuarto Tezcatlipoca blanco, conocido como Quetzalcóatl.

5. Finalmente el quinto vocero o Quinto Paso de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada, esperado precisamente en esta época, lleva por nombre Xochipilli, Principe de las Flores o Flor Preciosa, y tiene como misión cerrar el ciclo del Quinto Sol e inaugurar el Sexto Sol futuro.  Este vocero se considera (al igual que el iniciador del ciclo o Quinto Sol) emanación del quinto Tezcatlipoca, llamado Macuilxóchitl, cinco flordel cual emanaron originalmente los cuatro Tezcatlipocas restantes y con el cual se funden finalmente, para poner fin al gran ciclo de tiempo llamado, Quinto Sol.

Fuente: Frank Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en E. Teología Tolteca. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las cinco manifestaciones de los Tezcatlipocas: los cinco voceros humanos de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada.

  1. Pingback: El Quinto Sol, el Nuevo Sexto Sol y el Retorno de Ketsalkoatl | Toltekayotl: la Luz de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s