Teología Tolteca.

La propuesta teológica de los toltecas es como sigue:

1. La existencia de un Dios Único llamado Téotl, divino o el divino uno, también concebido como Téotl-Quetzalcóatl.

2. Téotl, que es la Totalidad o el Absoluto, manifiesta la existencia a través de una actividad dual-trina (divina uni-dual-trinidad) llamada Ometéotl.

3. Ometéotl, para manifestar la existencia emana cinco aspectos creadores llamados los Tezcatlipocas.

4. Estos aspectos creativos o Tezcatlipocas se manifiestan, a la vez, como cinco voceros humanos de la Serpiente Emplumada o Quetzalcóatl. En artículos posteriores iremos penetrando gradualmente en estos cuatro puntos de la teología tolteca.

Fuente: Frank Díaz

Anuncios
Publicado en E. Teología Tolteca | 2 comentarios

Tlahuizcalpantecuhtli.

La meta suprema que debe alcanzar el iniciado en las enseñanzas de Quetzalcóatl es el estado de Tlahuizcalpantecuhtli, aquel que se hace morada de la luz, (Señor de la Casa del Alba), el propio estado de la Serpiente Emplumada o el Absoluto. Este estado supremo se logra creando el cuerpo de luz y despertando la conciencia espiritual:

1. La creación del cuerpo de luz       

Para lograr la creación del cuerpo de luz, la toltequidad explica que debe llevarse a cabo un proceso de transmutación alquímica con la energía que se encuentra en la base de la columna vertebral. Con diversas prácticas psicofísicas, como son las posturas estables (semka) y en movimientos (molini), los signos con las manos (machiomana), la danza (mitotl), el arte marcial (yayaotl), las practicas respiratorias (I´mati) para manipular el prana (tleyotl) y, principalmente, con las prácticas sexuales (yontlapalli) destinadas a fusionar las energías masculinas y femeninas (fluidos sexuales), se produce el “agua quemada” (atlachinolli) en el “vaso del águila” (kuau´shikalli) que se encuentra en la base del tronco. Es decir, la  energía activada o fuego interno que, al generarse, sube como el vapor del agua por el cuerpo y despierta los siete centros psíquico o cuecueyos (kolotl,escorpión, iwitl, plumón, pantli, bandera, shochitl, flor, topilli, bastón, chalchiwitl, piedra preciosa, y tekpatl, chuchillo de pedernal) desde la base del tronco hasta salir por la coronilla y crear “la pluma”: el apéndice luminoso que finalmente completa la creación del cuerpo de luz y que provoca, no solo el despertar de la conciencia espiritual sino, finalmente, la conciencia de unicidad con el Absoluto.

2. El despertar de la conciencia espiritual

Nican axcan son las palabras náhuatl que describen el despertar de la conciencia espiritual. Nican significa “aquí” y, axcan, significa “ahora”: aquí y ahora. La palabra, nican, se usa para referirse al lugar donde se ubica la persona que habla, mientras que, axcan, expresa el momento presente del que habla. Esto implica que el “aquí y ahora” pertenece a quien habla. Nican axcan, se refieren entonces, al tiempo y espacio de cada quien, es la conciencia propia de la realidad de cada persona, de su propio ser o sí mismo, de su entorno en general y de cada instante de su devenir. En este contexto, la evolución del ser humano puede ser definida como la ampliación continua de la conciencia (darse cuenta) en el aquí y ahora de cada ser humano.

Aparte de la práctica sostenida del nican axcan, la toltequidad propone también la práctica de la meditación (teomania), que conduce al estado de perfecto silencio mental (amomati) o vacío interior que desemboca, finalmente, en la unión consciente del ser humano con la divinidad o plena conciencia de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada.

Publicado en D. Macehualli | Deja un comentario

Macehualli.

El término macehual o macehualli podría ser traducido inicialmente como un hombre común y corriente, como vasallo u hombre del pueblo. Pero, cuando a este hombre ordinario se le iniciaba en las enseñanzas de Quetzalcóatl, comenzaba entonces un camino de esfuerzo y auto sacrificio que finalmente le convertía en un “liberado por merecimiento”. De ahí el termino Macehualisticáyotl, merecimiento; logro que se alcanzaba como resultado de una progresiva emancipación de las ataduras impuestas por Mayahuel, la embriagadora, la diosa de la embriaguez provocada por los sentidos.

El camino de progreso del macehual lo convertía, con el correr del tiempo, en un Teohua, divinizado. El camino para convertirse en un Teohua era, precisamente, seguir las enseñanzas de la Serpiente Emplumada y la imitación del modelo de vida legado por los voceros de Quetzalcóatl. Estas enseñanzas culminaban en un estado supremo llamado Tlahuizcalpantecuhtli, aquel que se hace morada de la luz (Señor de la Casa del Alba). Es decir, aquel en el cual habita la luz, un estado en el cual se desvanece cualquier conciencia de separación del ser humano con la divinidad, fundiéndose y convirtiéndose en la propia  conciencia de la Serpiente Emplumada o el Absoluto.

Publicado en D. Macehualli | Deja un comentario

El retorno de Quetzalcóatl

¡Eternamente se escuchará mi voz proclamando la palabra de la verdad!” (Chilam Balam, Jaculatorias)

Publicado en B. Quetzalcóatl | Deja un comentario

El mensaje del quinto paso de la Serpiente Emplumada.

El mensaje del Quinto Paso de la Serpiente Emplumada, puede resumirse en tres puntos:

1. Las principales tradiciones espirituales del mundo comparten y proveen el conocimiento necesario para lograr la unión consciente del ser humano con la divinidad. Por ello, resulta totalmente equivocado que los seres humanos rivalicen unos contra otros, basados en sus diversos sistemas de creencias religiosas. Por el contrario, comprendido lo anterior, lo acertado es que la humanidad en su conjunto se una en un solo cuerpo, en una sola mente y en un solo corazón, para avanzar colectivamente hacia su propio despertar y ascensión espiritual y, final, hacia el recuerdo de su divino origen.

2. El próximo sexto sol no será una experiencia creativa en una región exclusivamente material de la existencia, como lo fue el quinto sol que ahora llega a su fin. Más bien, el sexto sol será, finalmente, una experiencia creativa en una región espiritual ascendida de ser.

3. Para “montar la ola” del sexto sol el candidato debe convertirse en un Tlahuizcalpantecuhtli, aquel que se hace morada de la luz (Señor de la Casa del Alba). Es decir, aquel en el cual habita la luz. Esto se logra ascendiendo el fuego sagrado desde la base del tronco del candidato hasta su coronilla y, por otro lado, descendiendo la luz divina desde arriba y afuera de la cabeza para que penetre en el candidato y haga morada en él. Llevando a cabo lo anterior, el candidato avanza en el Sendero Espiritual y logra los dos objetivos indispensables para poder participar activamente en el sexto sol: crear su cuerpo de luz y despertar su conciencia espiritual.

Publicado en B. Quetzalcóatl | Deja un comentario

Discurso de despedida de Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl antes de partir definitivamente.

Finalmente, pidió Ce Ácatl al pueblo que se congregara en la orilla del mar, para entregarles su bendición y promesa: “Escuchadme, hermanos: yo, Quetzalcóatl, pluma teñida con sangre de serpientes, he renacido. A mi mismo me hice en la batalla, y así llegué a ser mi propio padre. He llegado a conocer los ciclos del destino, allá, donde se ensanchan las aguas y el tiempo queda detenido. Sólo vine a prepararme un camino.

Ahora he de marchar. Más, no temáis, no me voy para siempre: eternamente escucharéis mi voz, por siempre retornará mi canto. No lloréis por el príncipe partido: os he dejado mi rostro, mis palabras, mis joyas. ¡Alegraos!

Se acerca un nuevo día, el día magnífico, de radiante hermosura, cuando a mi rostro tenga que regresar. ¡Entonces me veréis! Comprenderéis, hermanos, las razones divinas; levantaré mi cosecha y recogeré lo sembrado; desaparecerá para siempre el Animal Maligno, y vosotros podréis caminar en paz.

Y se abrirán las puertas de oro, y venderéis en matrimonio los pueblos de la tierra al Templo (o Casa) de los Cuatro Rumbos, donde se os pedirá que no os descalcéis. Y se manifestará la señal de unidad en un Árbol Erguido*. El mundo habrá de verlo cuando ocurra; será el amanecer de Ometéotl.

Poder de bondad viene a vosotros, para vivificarlos, para extirpar del mundo todo temor. Poder de unidad, poder del corazón del cielo. Aquel que al recibirnos, no recibe sino a su propio ser. ¡Rendid devoción a la verdad, creed en su poder! Avivad la luz de vuestros corazones, Oh hermanos! Amanecerá el mundo para quienes comprendan.

A la distancia de un grito, a la distancia de un día de camino está vuestro hombre, vuestro hermano mayor, el de los verdes jades, el de las barbas y el báculo de peregrino: Tlahuizcalpantecuhtli, Aquel que se hace morada de la luz, (Señor de la Casa del Alba). El tiempo se acerca, la hora viene, nace la Humanidad del Nuevo Sol. ¡Contemplad su señal ahora! ¡Erguid el madero!*”

* El “árbol erguido”, “madero erguido” u “árbol del origen” significó para los nawatls el eje del mundo, la columna vertebral y la iluminación espiritual.”

Dicho esto tomó su manto de serpientes y lo arrojó al agua, el cual quedo firme como una balsa. Subió luego en él y se alejó de la orilla, al tiempo que bendecía al pueblo diciendo: “¡Que a todos os mire con amor el inventor del hombre, el conocedor del hombre! ¡Que seáis felices y cumpláis con todo lo que os di a comer de mi labio y mi boca! ¡Que permanezca la tierra, que estén en pie los montes! ¡Que se esparzan por el mundo las flores del maíz tostado, las perfumadas flores del cacao! ¡Que permanezca la tierra!”. Y así, la balsa de serpientes se alejó sobre las aguas del mar, rumbo al horizonte oriental. Y cuentan los viejos que entró en el cielo. Ocurrió esto en el año Ce Ácatl, el año de su nacimiento. Y dicen los viejos, los que saben, que en verdad vive Quetzalcóatl, que no murió. Y que una vez más habrá de volver, habrá de venir a reinar.

Fuente: Frank Díaz

Publicado en B. Quetzalcóatl | Deja un comentario

Los tres mandamientos que Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl dio a los cholultecas.

Los tres mandamientos que Ce Ácatl  dio a los cholultecas antes de abandonar definitivamente Cholula, después de haberse incinerado a sí mismo y reaparecido a los ocho días para dar sus instrucciones finales, son estos:

Les dijo: “Sólo tres mandamientos deseo encomendaros: el primero, que busquéis con anhelo haceros amigo de Aquel que está en todas partes, en todos los cuerpos y en cada momento, pues es noche y viento, y Señor de la íntima vecindad. En tal empeño, mirad que no os hagáis orgullosos, desesperados o cobardes, sino mas bien humildes de corazón, poniendo toda vuestra esperanza es Ometeotl y atreviéndose a mantener sus prescripciones.

Lo segundo que debéis recordar: tened paz con todos los hombres; a nadie agraviéis, respetad a todos. Por nada del mundo avergoncéis a otro hombre. Calmaos: que digan de vosotros lo que quieran. Callaos, aunque os combatan y no respondáis. Así demostraréis vuestra condición viril y vuestra nobleza, y todos sabrán que sois dignos representantes míos: si os entrenáis activamente en el ejercicio de la paz.

Y lo tercero que os pido, es que no perdáis el tiempo que os ha dado Ometéotl sobre el mundo. Ocupaos en lo que es bueno día y noche, no despreciéis el tiempo. Pues no sabéis si volveréis a vivir, si reconoceréis vuestro rostro allá, donde de algún modo se existe. Aprovechad vuestra vida.

Basta con esto, que era mi misión. Haced en adelante lo que bien os pareciere. Todo hombre que se atenga a su propio bien, allegará para sí la excelencia y conquistará la vida.”

Fuente: Frank Díaz

Publicado en B. Quetzalcóatl | Deja un comentario